viernes, 6 de diciembre de 2013

Hoy la Constitución española cumple 35 años. Se creó con el consenso de todas las partes, no ha sufrido reforma tras reforma y es la envidia de todas las leyes  ¡Felicidades Constitución! Y a todos vosotros feliz fin de semana laaaargo. ¡¡Disfrutad!! —

martes, 3 de diciembre de 2013

Una historia del aparato digestivo

    “DIARIO DE UN POLVORÓN”
Hola, me llamo Almendrado y esta es mi historia; con ella no solo quiero que paséis en rato entretenido, también deseo, que aprendáis un poco como es el proceso que realizáis todos los días y que va desde que saboreáis la deliciosa comida que os preparan vuestros padres, abuel@s, niñer@s, etcétera, hasta que por decirlo de una manera algo refinada acaba cuando tiráis de la cadena.
Este trabajo que realiza nuestro aparato digestivo a vosotros os parece insignificante pero os puedo asegurar de primera mano que lleva un montón de dedicación.
Volvamos a mi historia.
Aquí estoy; en una vistosa bandeja que hay en medio de unos grandes almacenes (un lugar muy estresante si se visita en la época de Navidad);  echándole un vistazo a ver qué persona me compra. Me gustaría que fuera alguien con una familia, para saber cómo vosotros, los niños, festejáis esta fiesta, qué regalos os pedís y después en Nochebuena después de haberos conocido ya estaré listo para ser comido, pensaréis que mi deseo es una tontería, pues no, para mí es todo un lujo poder observar de cerca cómo reacciona el ser humano ante cada situación... ¡OH!  ¡Ese casi me mete en la bolsa! Pero al parecer no le gustan las almendras. ¡Ahí viene una niña! ¡Jo! Prefiere los de chocolate. Al parecer hoy no tengo un buen día, a lo mejor mañana… ¡Sí! ¡Lo conseguí! Ya estoy metido en una bolsa, estoy viendo a algunos de mis vecinos, sí, sí, no me equivoco, aquel es Don Rosco de Vino, también están los revoltosos Coco y Cacao, por separado son muy tranquilos pero cuando se juntan… 
¡AH! Estoy contentísimo, lo he logrado voy a ir a una casa de verdad. ¡YUPIII! Podré ver como es la Navidad esto es mucho mejor de lo que me imaginaba…
¡No! No puede pasar ya he salido de la tienda y esta chica está a punto de devorarme. ¡Todavía no quiero que me coman!
¡OH! Ya es demasiado tarde, estoy en su boca.
¡AY! ¿Qué es esto? Son los dientes, me están masticando… ¡PUAJ! ¡Qué asco! Las glándulas salivales ya se han puesto a trabajar y entre que me han masticado y que me han mezclado con la saliva he dejado de ser un delicioso polvorón de almendra y me he convertido en el bolo alimenticio y ahora estoy pasando por la faringe y por el esófago, ¡UFF! Por fin he llegado al estómago, aquí se producen los jugos gástricos. ¡UU! ¡Esto es genial! Todo se está moviendo y me estoy empapando gracias a los jugos que mencioné antes.
Y está vez también me he vuelto a transformar, ahora soy el quimo, una papilla con los alimentos parcialmente digeridos, pero mi viaje no ha acabado, en este momento estoy atravesando el intestino delgado donde me voy a mezclar con los jugos intestinales, el jugo pancreático y la bilis, con esto se acaba la digestión. Me convierto en el quilo, mis nutrientes deben pasar a la sangre para ser útiles, esto me ocurrirá en el proceso de absorción, que se lleva a cabo en el intestino delgado, este, en su interior posee las vellosidades intestinales, dentro de ellas están los capilares sanguíneos y gracias a ellos se aprovechan mejor mis nutrientes. Tras este proceso en el intestino solo quedan los nutrientes que ya no sirven para nada, acabo de pasar el intestino delgado y estoy pasando por el grueso, ya estoy a punto  de ser desechado y nos tenemos que despedir… ¡ADIOOOOS!



                    AITANA OROZCO  TEIJEIRO